Visitas guiadas al corazón de la Vieja.

mapa_barrio

El barrio de San Francisco no es un barrio cualquiera. Las gentes que lo habitamos, tampoco. Quizá, ningún barrio sea “normal” pero lo que es seguro es que dónde la vida duele, la sangre se altera, y aquí, en la atalaya de Bilbao, en el trastero del Casco Viejo, la vida no sólo hiere sino que sacude.

Hoy hemos sacudido cerebros con sus neuronas correspondientes y pechos con sus corazones pertinentes buscando mostrar como es la existencia, la presencia y la ausencia de lxs que en Bilbao La Vieja, sobrevivimos. Porque la Vieja que nos acoge debajo de sus faldones es una vieja que ha luchado mucho por lo que tiene, que sigue luchando con sus uñas negras ,su cabello despeinado, sus acordes de guitarra y sus días al sol. Una mujer que se abre de piernas y alma para que los pobres crónicos apoyen su cabeza. Por sus venas corren a caballo y a la par luces y sombras y debajo de su alfombra siempre habrá mucho que ocultar.Vive en su arrabal de salas de consumo y mujeres de consuelo, de personas que se parten la garganta por construir sueños y desenmascarar hipocresías., entre viviendas municipales sin más disfrute que estar cerradas a ojos vista y talleres que te reciclan la nevera y el alma.

La visita guiada que he tenido el placer de hacer, me ha acercado a la Plaza de su Corazón, a la plaza de mi Corazón, al Corazón de otrxs venidos de muchas partes y que con rapidez e intensidad me han dado su atención, respeto y conocimiento. He conocido un poco más de la historia de la anciana, dolores, angustias, malos ratos, momentos de gozo, esplendor y arte. Música, ocio, libertad y libertinaje. Me he reído con sus anécdotas, llorado con sus muertes y gritado por su lucha. La Vieja que ahora es mi Vieja y mentora, me anima a seguir, me cuenta que es posible, que en la diversidad y en la fuerza está la solución, que la llave de su casa y de su huerto es para todxs y que a mi, lo que me toca, que a Histeria lo que nos toca, es acercar a su sala de estar al resto del mundo, eso si, que nadie, nadie más que ella, decide a quién da asilo y a quién no.

Pajarraka

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s