Invitación nocturna y abierta

dejando huella

No somos gestoras culturales, somos gestadoras culturales: parimos imaginarios para hacerlos realidad. Mientras que un sueño cicatriza el otro llama a la puerta. No somos más que personas soñadoras que creen que en los sueños está la realidad. No sabemos que nos mueve, sólo después de unas cuantas vueltas en la cama, nos damos cuenta de quiénes somos. A veces, desfallecidas después del parto, desaparecemos y dejamos que la magia siga. Ya no somos necesarias, hemos hecho lo que teníamos que hacer. Hemos conjurado; a hechizo realizado, pies en polvorosa. Escribir en las paredes y salir a prisa, sabiendo que sólo con el lento transcurrir del tiempo, sabremos que fue de aquel hechizo que tanta piel, sangre, fluido y nervio, acaparó; quizá se haya convertido en un poema.

Cuatro días he tardado en poder hablar de este último parto. Toda una vida tardaré en hablar del definitivo, no tengo prisa: sé que el tiempo pone a cada uno en su saber.

Los secretos son los únicos que pueden conseguir mantener el hechizo de sobrevivir. Siempre habrá secretos que descubrir y secretos que crear. De magias latentes y hojas rotas se llenan las láminas de la vida, unas cortantes como gubias afiladas por manos magistrales y otras secas como la cara de la vejez del desierto. La Noche abierta ha sido (y sigue siendo) un gran secreto, que ni aquéllas que han acompañado a la luna en sus tejemanejes, sabemos porqué ha resultado tan mágica, tan fuerte, tan brillante y que aquella chica en la esquina leyendo la poesía de los cuerpos migrantes, jamás podrá saber la luz que fue capaz de crear en su oscura esquina. Muchas energía se mezcló, en cada punto de luz sucedía algo: personas que iban y venían con pintura, comida, mapas, perros, luces, carteles, instrumentos, rotuladores, redes, pelucas, cámaras, tambores, poemas mientras la lluvia caía y el barrio de San Fran, hervía.

Lxs periodistas que no quisieron o no pudieron hacer su trabajo, que obligadxs o no, hacen low eta fast information,  estuvieron girando en tiovivo sin saber que debían grabar o comentar o enseñar sobre la reunión de las luciérnagas. Un programa con sesenta actividades dispersas en tres barrios, pues, da para mucho y si se hace el noticiario como un churro, así, del tirón y sin mirar, pues, evidentemente pasan estas cosas. Hay que tener un plan por parte de la organización para guiarlos. Me da pena, porque me gustaría que fueran aquéllas personas que van a nuestra reunión, las que transmitieran lo que a ellas les interesa. Eso sería cultura de verdad. Eso es gestar. Si unimos contexto con curiosidad y ganas de crear, obtenemos imaginarios ricos, originales, auténticos, cocinados a fuego lento, motivados por la seguridad de confiar en que el interés propio acerca de las materias, no es un mero gusto superficial sino el aprendizaje y reflexión de experiencias vitales transformados por la propia capacidad creativa del actor cultural, en este caso, periodistas que se dedican al arte de comunicar. SI esto se cumpliera sería verdaderamente: ARTE Y VECINDAD.

Invito como luciérnaga gestadora, a que el año que viene, los actores de la comunicación social televisiva, se unan no sólo como enviados sino como participantes. Que sean ellas las personas a las que les motive ir a grabar una reunión tan especial, única en el tiempo y compañera de otras también históricas. Considero que si las personas que dan la cara en las pantallas, que cogen el micro y la cámara confiarán en su propio ojo, alma, corazón, cabeza, interés, lo que sea, el mundo de la comunicación empezaría a coger dimensiones mucho más interesantes y bellas. Ahí queda la invitación de una luciérnaga que abre junto con cientos de otras, las puertas de su casa, de su vida, de sus ganas, y no sólo esta noche, sino muchos días.

Hay muchos sucesos en San Francisco y no sólo navajazos, que también, como en muchos otros sitios. Aquí también hay comercios, empatía y vida. Experiencias que te muestran la humildad y otras visiones, enseñanzas que te hacen mejor persona. Aquí hay de todo, y hay tanto secretos, que cualquiera puede sorprenderse.

Os invitamos a ser valientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s