GAU IREKIA | Reflexiones

gau irekia idiomas

Hemos tardado un mes y medio en describir lo que Gau Irekia 2014 ha supuesto. Todavía me estoy recuperando. Siendo sincera, todavía me duele el cuello y me brillan los ojos. Quizá dejé algo de mi que jamás recuperaré. Creo que las buenas experiencias son aquéllas que se pueden saborear cuando han pasado los años, cuando por fin, puedes hacer un croquis de tu identidad y darle un color o varios que definan quién eres.

Intento de corazón ser humilde, es difícil, y supongo que como las buenas experiencias sólo podré  cuando pase mucho tiempo, aún así, lo intento y considero que es un trabajo continuo. y político, es decir ,ético con lo que me rodea y honesto conmigo misma. Evaluar un trabajo intentando cumplir con los protocolos y roles profesionales y transmitir una imagen formal y de confianza laboral, hace que escribir ahora de esta forma tan personal, tan íntima, me resulte realmente complicado. Soy consciente de que estoy usando una plataforma de comunicación que se escapa de mi entorno cotidiano y que existe la regla básica de que el trabajo no se ha de mezclar con lo personal y los sentimientos son para casa. Sin embargo, yo no creo en esto. Creo que un trabajo marcado por la intuición, la creatividad y el respeto comunitario y ambiental, un trabajo que cree que puede crear belleza y armonía. Considero que para alcanzar este trabajo es necesario que la persona sea sincera con lxs demás y honesta consigo misma al realizarlo y después de ello. Como lo único que me queda en esta vida es la fe en la honestidad y la sinceridad, no me queda otra que escribir como lo hago, desde las entrañas, – que no es poco, loco, así casi nunca me equivoco- (Sharif, rapero) Por eso todo este discurso para hablar de un proyecto de gestión cultural. Pero… Algunxs de lxs que hemos trabajado aquí no hemos gestionado hemos gestado, es algo que quiero que sepa todo el mundo. Quizá con estas palabras no sea capaz de limpiar muchas suspicacias, aún así, deseo explicarme.

La Gau Irekia es un proyecto que moviliza a muchas personas con una conexión no muy clara entre ellas. El punto de conexión entre todas lo establecemos las personas que coordinamos y lo hacemos desde la ilusión, os lo puedo asegurar. Lo que hacemos tiene claras consecuencias para el barrio de índole económica, social, artística, política y personal, unas positivas y otras negativas. Por el lado de lo negativo, como me comentaba uno de los artistas participantes y amigo personal, contribuimos al proceso de gentrificación tan típico de la sociedad contemporánea. Ayudamos a que el barrio adquiera esa imagen de bohemio y moderno que tan cara resulta con el tiempo. Además, nos precarizamos al realizar un evento de tanta envergadura con sueldos relativos usando nuestros cuerpos y sueños para compensar presupuesto. Todo esto bajo unos trámites burocráticos complicados que lejos de facilitar el desarrollo, obstaculizan el tiempo, el espacio y las ganas. Llamadas a comisarias, visitas a oficinas municipales, peticiones de permisos públicos, reuniones de colaboración, redacción de dossier, justificación de pagos,  coordinación entre lxs participantes, conexión personal con cada unx de ellxs, puesta en común de planes de acción… Es un proceso de producción que no se está pagando como se pagaría si se realizara desde las instituciones, porque quiénes lo realizamos, lo hacemos bajo la premisa de que va a ser precario, porque la cultura es precaria, porque el mundo es precario, porque el mundo de la solidaridad, el sueño y la creatividad nunca va a ser bien visto desde el punto económico. Quizá estemos precarizando, gentrificando, pero también estamos soñando. Lo primero para enmendar un error es darse cuenta de que se tiene y tras esto ¿Cómo podría yo, mujer de 30 años, perceptora de la RGI, licenciada en sociología y artes escénicas, gestora cultural, profesora de teatro, periodista digital, habitante del barrio rojo de Bilbao, amante del arte y de la poesía, desarrollar mi creatividad e ilusiones en otro sitio? Lo que a mi me toca en todo esto, es conocer a la gente que vive en mi barrio: Empezaría a formar parte del engranaje gentrificador en el momento que yo no conociera quién es Samir o Ana la del Urkiola, en el momento que cerrará mis ojos cuando caminara por la Calle San Francisco, cuando sólo me juntase con personas como yo, con estudios y experiencias suficientes para participar y generar cultura legitimada, entonces, sería parte de esa gentrificación y… gracias a que lo único que me queda en esta vida es la fe en la honestidad y la sinceridad, puedo decir que no me siento culpable, porque aunque contribuyo en apariencia, lo destruyo en su interior. Soy precaria e instrumento del sistema, si, pero soy feliz porque hago que otrxs se expresen y porque me expreso y porque si no hiciera nada, al barrio lo dejarían morir del asco, prefiero tener esperanza y creer en la participación de base, en la verdadera democracia participativa, en que la puesta en común puede cambiar un poquito las cosas y que mi día a día, es con Luisa, Dyakaridia, Rául, Ana, Silvia y los gitanos de la plaza. No van a poder separme y juntarme con otrxs treintañeros artistas y cultxs, me juntaré con quién me de la gana.

Satisfecha mi conciencia personal,ahora me toca ocuparme de la social. Para que la Noche Abierta tenga una base más participativa, invito a todas las personas interesadas del barrio de San Francisco, BIlbao la Vieja y Zabala, a acercarse por la asociación Sarean Plaza (abrirán en abril aunque ya están funcionando sin sede física) o mandar un mail a Gau Irekia y proponer planes y encuentros donde se genere esta base y el evento tome unas dimensiones  más populares. A lo largo de todo el trabajo, me he dado cuenta de la necesidad existente de interrelación entre los que trabajamos y vivimos aquí y la fuerza que esto puede tener si se realiza. Propongo la unión entre los diferentes espacios, establecimientos, asociaciones etc… para la colaboración mutua en la producción de este evento. No ha de ser una producción que requiera mucho tiempo o esfuerzo, más bien, encuentros que nos hagan vernos cara a cara y conocernos en nuestras labores y aspiraciones proyectando hacia la Gau Irekia y al más allá. Si algo deja claro la Noche Abierta, es que tenemos capacidad de convocatoria, que hay mucho que ver y que hacer aquí, y que está en el poder de base lo que se mueve en nuestras calles.

Después de comentar todo este proceso, de medio visibilizar el trabajo realizado desde la coordinación, me gustaría haber incitado por lo menos a la curiosidad y a las ganas de participar de una forma más colaborativa en dicho evento.  Lo positivo todxs lo hemos visto y sentido y es que podemos romper fronteras y movilizarnos en conjunto y hacer que en nuestras calles no sólo haya policía y problemas. Que los niños de la plaza crezcan sabiendo que es el teatro, la performance, el afilador de cuchillos y le toquen las palmas a unas rapera y bailen flamenco con Txalaparta. Damos luz porque la tenemos, damos formas de vivir y abrimos caminos porque nos arriesgamos. Luego cada cual que se quede con lo que le gusta pero que tenga donde elegir porque conoce. Con esto no quito que algunxs lo tengamos más fácil que otrxs.

Y después de todo esto, el vídeo de la Gau:

Un saludo. Verónica Mas Checa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: