LAS MAGMADAMS, AITOR MACHINE Y RADITHOR

IMG_5755

TODO LO DEMÁS, SOBRA.

El embrujo existe, sólo hay que ser real: soltar los hombros, el cuello y la vida, y con ello, soltar toda esa carga. La naturaleza está; sólo hay que limpiarla; tantos años de  normas han oxidado sus articulaciones; ya no sirven, en realidad sólo sirvieron para aprender lo que se debía abandonar.

Hay ciertas personas, cantos, plantas, noches, días, amigas, lunas que me lo recuerdan.

Veo como los planetas giran y la luna llena se abre, como la batería toca a la batalla, y la guerra, que no es ajena ni lejana, sino constante y a pie de calle, me urge posicionarme, erguirme sin demora para la lucha por una palabra tan manoseada y maltratada, tan violada, acusada, manipulada, majestuosa y sobre todo elegante, como la libertad. Y agradezco, que estos seres venidos de las miserias y del inconformismo, de la incomprensión, estos altavoces de ruido y disonancias, sean los que me lleven a hacerlo.

Los motores de la máquina que hoy es mi cuerpo son ellxs, seres reales que no buscan fama ni dinero, que sólo quieren hacer lo que les sale, que no es políticamente correcto y que jamás lo será porque es tremendamente peligroso: tremendamente creativo, tremendamente sincero y espontáneo, tremendamente dañino para la ética necia, superficial y conservadora.

Estos seres son la conjugación artística de la realidad en tiempo presente. La fotografía visual, sonora, sensorial, de toda una mezcolanza de chatarra, plata de ley, cables pelados, carritos de la compra, edificios fantasmas, bombillas de los chinos y pizzas marroquíes. De todos estos políticos del espectáculo y espectáculo de políticos. De toda esta instantánea de principios del s.XXI. Son la sonrisa de medio lado de un mundo que se derrumba y el forcejeo para salir de su decadencia: uniendo pasión a toda esa decadencia, reivindicándola, aceptando esa decadencia como madre y semilla de emociones y experiencias, expresándola con pasión y sin máscaras. Ellxs son capaces de reconocer que son seres decadentes y afirmar su esencia y así, liberarse de esa carga que exige expresar en el silencio más incómodo y absurdo, todo lo que el alma, está gritando, y que no es otra cosa que ¡Ser libre, cobardes!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s