Dar fe: Rebertso Kolektiboa

11010627_834557106624670_355396472716149576_n

La poesía es una mujer venida de los mundos de dragones y que no arde con el fuego sino que es parte de él. Lxs poetas son lxs seres que descreídos de la magia, necesitan presenciar la consumación del ritual y dar fe de que aquella mujer existió y existirá. La fe, un ente escurridizo e irracional que mueve los corazones hacia finales insospechados y abrazos que arrancan la mitad del odio que guardas, dejándote vacía y melancólica, llevándose recuerdos eternos y abortándolos en momentos radiantes de sabiduría, dolor y pasión. Y la pasión, algo así como el amor por el instinto y la lucha por la libertad.

La palabra y la voz son las herramientas de Rebertso Kolektiboa y de la que escribe esto, que no es una Rebertso formal pero que se siente parte de ellxs igual. Porque al final, todxs, y muchxs otrxs, estamos en el mismo bando y es que, aunque parezca mentira, cuando la mujer-dragón aparece, las velas se convierten en hogueras y todo funciona como tiene que ser; sin pretensiones, desde la cercanía y el cariño, desde el respeto y la comprensión, desde la motivación de querer crear belleza porque la mujer-dragón es pura y generosa, y tiene el poder de aproximarnos a lo esencial si estamos dispuestxs a luchar contra el miedo. Nuestro bando se llama FP.SM (Falta Poesía. Sobra Miedo) y puedes encontrarnos en cualquier esquina.

La residencia de Rebertso ha sido realmente una residencia, porque hemos convivido y compartido espacio, tiempo y trabajo. El trabajo que Rebertso ha realizado durante la segunda quincena de mayo en la Karpintería, ha sido muy interesante, no sólo desde una perspectiva concretamente artística sino más bien, creativa en todos los sentidos. Han aprovechado estos días para atreverse a montar algo en común: crear colectivamente y unir poemas y visiones y  además, tratar asuntos emocionales colectivos y personales que andaban revueltos y afectaban a la organización grupal.

La noche del 5 de Junio, mostraron su trabajo después de varios ensayos precipitados y la magia volvió a aparecer por la Karpintería. Fueron sus cuerpos y sus ganas los que ayudaron a dar luz a otra criatura y las que consiguieron que ésta respirara. Todxs lxs presentes nos dejamos llevar y conseguimos por unas horas, consumar el ritual y dar fe de que aquélla mujer existió y existirá. Recitaron Apocalipsis, leyeron iris, trataron a la locura, hablaron de lo que cura, de lo que enferma, de lo que libera, de lo que ensueña la esperanza en una realidad que todxs tenemos por cruel, no porque lo sea, sino simplemente porque creemos que puede ser mejor. Vislumbraron a la poesía como horizonte de expansión y compartieron su desnudez.

Y bueno, con un gracias por venir, mucha brujería y palo santo, nos despedimos. Hasta la próxima Rebertso,

un verso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s