3 años

Podríamos celebrar el día que nos reunimos por primera vez, en enero de 2013.
Podríamos celebrar el primer día que bailamos juntas, en febrero de 2013.
Podríamos celebrar el día que entramos a la #Karpintería, en marzo de 2013.
Podríamos celebrar el día que Histeria se llamó a sí misma, en abril de 2013.
Podríamos celebrar el día que sorteamos la presidencia-tesorería-secretaría, en mayo de 2013.
Podríamos celebrar el día que invitamos a nuestras familias + familias extendidas a visitar la #Karpinteria, en junio de 2013.
O bien, podríamos celebrar la primera vez que os convocamos al salón de estar…

Hoy hace tres años que se abrieron las puertas y las ventanas de la Karpintería. El 5 de septiembre de 2013 Harry Bird and The Rubber Wellies estrenaron ese salón de estar que llevábamos construyendo medio año entre Meme Millán, Paula Iglesias, Ana Serna, Marisol Gil, Verónica Mas y yo.

Todo ha cambiado y todo sigue igual. El equipo ha variado, también el espacio, y, a la vez, permanece la esencia. Yo estuve ahí pero no recuerdo nada, dicen que en momentos de emoción radical la memoria no registra nada…

Al abrir puertas y ventanas empezaron a llegar conversaciones del exterior. Voces que traían ideas, intereses, preguntas… Así, en los meses posteriores a esta foto fuimos invitando a pasar por este salón a variopintos proyectos que saciaban esas inquietudes.

Con el tiempo, observamos que había temas que se repetían constantemente, intereses que permanecían en nosotras y en aquellas voces. Y así, hemos ido hilando hasta llegar a hoy. ****Aquí he empezado a escribir una serie de cifras sobre el número de artistas, proyectos y redes que van entretejiendo la Karpinteria. Lo he borrado, sentía que iba a enturbiar lo que es esta preciosa emoción celebrando el recuerdo y el camino… Ya lo contaremos otro día cuando hablemos de Cultumetría, por ejemplo…****

Desde aquí un abrazo emocionado para todas aquellas voces y cuerpos que estuvieron-están conformando esta Histeria.

9709690590_2e03b6a6c3_k

Incluso luego, en las trece noches que siguieron a aquella, instintivamente se aferraron a las Pequeñas Cosas. Las Grandes Cosas siempre quedaban dentro. Sabían que no tenían adónde ir. No tenían nada. Ningún futuro. Así que se aferraron a las pequeñas cosas. Arundhati Roy, El dios de las pequeñas cosas. 

 

 

María Salazar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s